Crónica Maratón de Valencia 2017


INDICE
Introducción
D – 1
Amanecer el día de la carrera
Comenzar a correr
Kilómetro 15
Fin de las mejores sensaciones de la carrera
Comienza el sufrimiento
Minutos clave
Camino a la gloriosa meta
Minutos después de la meta
Conclusiones

Introducción

Allá por el mes de abril o mayo de este mismo año decidí apuntarme a este reto, mis principales objetivos siempre son ciclistas, pero esta vez quería hacer una excepcción por varios motivos, uno de ellos es que si solo haces un determinado deporte te estancas, lo mejor es complementar con otras actividades físicas, la maratón es la prueba reina de un runner, el fondo o resistencia es el protagonista, el mes de noviembre es un mes lejos de las pruebas ciclistas que igualmente son pruebas de fondo, como estrategia para mantener el peso más fácilmente en los meses de menos actividad con los pedales y muchas más razones, aplicaba el dicho popular de “matar varios pájaros de un solo tiro”, el apuntarme con tanto tiempo de antelación es motivo de un ahorro en el precio de inscripción, si lo tenía claro ¿para que esperar? Además de todo esto, la medalla que se consigue es un bonito recuerdo.

Mi objetivo era (como no), completar el recorrido y como aspiración que veía muy posible, el intentar hacerlo en menos de 4 horas.

Después de haber realizado la marcha de Pedro Delgado 2017 (crónica aún no publicada) en el caluroso mes de agosto, centré los entrenamientos en esta prueba.

Es la primera vez que me apuntaba a un Maratón, la mayor distancia que había recorrido a pie antes de apuntarme a este reto fueron 15 kilómetros, en los entrenamientos llegué a alcanzar los 30 kilómetros (puedes verlo aquí), no pude  entrenar todo lo que me había propuesto, a decir verdad, no llevé un plan de entrenamiento muy concreto, el mes previo a la carrera ya había paralizado los entrenamientos casi por completo, no pretendía hacerlo así, pero las circunstancias no me permitieron entrenar más, la manera de entrenar fue muy clara para mí desde el princípio: entrenamientos a trote tranquilo en ayunas prioritáriamente ¿por qué?, muy sencillo, es una prueba de fondo y creo que cualquier entendido sabe por qué debe hacerse así casi la totalidad de los entrenamientos, ¿me dio resultado?, juzguen ustedes mismos.
Volver al Indice

D – 1

Sábado día 18 de noviembre, D-1 para la gran cita, me levanto y comienzo a preparar mi equipaje, poco que llevar porque mi coche haría de hotel y lugar donde pasar la noche, así que quité los asientos traseros para dejarlos en casa y dejar el máximo espacio disponible dentro del habitáculo del Citroen Picasso, la nevera de playa para guardar el desayuno previo a la carrera y el saco de dormir eran las principales cosas que debía llevar, a las 17:00 arranco el viaje.

Durante el viaje una parada a los pocos kilómetros de arrancar en una gasolinera para repasar la presión de los neumáticos. Más tarde a medio camino otra parada para comer, beber un poco y relajarme.

Llego a Valencia a las 20:00, era de noche, estacioné cerca de la Ciudad de las artes y las ciencias, me pongo en contacto con mis amigos, tenía una hora para recoger dorsal, uno de ellos me está esperando en el lugar para ello y bolsa de participante, me encuentro con él con alguna dificultad, me acompaña a recoger todo lo necesario antes del cierre, calmados los nervios por eso, luego me lleva en su coche a un restaurante para encontrarnos con otro amigo y su novia y cenamos allí. Nos conocimos por Facebook y allí nos reencontramos, por fin, charlamos un poco de varias cosas, nos faltó tiempo para congeniar mejor, pero fue un tiempo entre amigos de mucha calidad.
Mi amigo y su novia se quedaron allí, yo me marché con el otro amigo en su coche hasta su hotel y luego hasta donde yo tenía estacionado mi coche, decidimos que ambos coches quedasen juntos, así que le llevé al hotel y luego regresé para dormir.
No me sentía nervioso, aunque no dormí del todo bien únicamente por un ligero dolor de cabeza que me suele aparecer por el cambio de clima seco a clima húmedo.
Volver al Indice

Amanecer el día de la carrera

Descansé y dormí lo suficiente para sentirme bien al amanecer, llegó mi amigo y allí nos preparamos para la carrera, yo usé el maillot ciclista de la QH 2017 y un pantalón corto normal, el maillot me permitía guardar algunos geles, una barrita y un par de mandarinas, usé también un brazalete para llevar el Garmin 520 el cual iba a registrar toda la actividad, el teléfono lo dejé en el interior del coche. Había muy cerca algunos arbustos donde pude descargar el vientre, aunque ya había ajustado mis horarios de comida el día antes para no tener la necesidad de hacerlo.

Nos fuimos acercando a la línea de salida, mi amigo era mi guía, yo un total novato en este tipo de prueba y en esta ciudad, era mi primera Maratón, no conseguimos encontrar a nuestro amigo y su novia, así que seguimos hasta situarnos en una concentración de gente la cual esperaba a que se abriese el cajón, creo que era el cajón correspondiente a las 4 horas, aunque lo cierto es que había un control casi nulo.
Una vez que abrieron el cajón íbamos avanzando muy lentamente entre tantas personas, al fin entramos dentro e igualmente el avance era muy lento, los laterales estaban repletos de ropa que los participantes se iban dejando, había fruta y botellas de agua o bebida energética, aquello parecía un mercadillo.

Poco a poco ya se podía ver el arco de salida, fue el único momento en el que me sentí algo nervioso, pero casi nada y juntos lo cruzamos, comenzó la aventura!!!
Volver al Indice


Comenzar a correr

Me encontraba muy bien los primeros metros, estaba muy relajado y el poco frio que se sentía en la mañana fue desapareciendo con el trote tranquilo, yo estaba a la espera de notar las sensaciones de la carrera, necesité unos 3 kilómetros para comenzar a sentir que la cosa iba bien, que el ritmo era el adecuado, aunque iba a un trote muy relajado, a los 5 kms el primer avituallamiento, un vaso de agua para apaciguar la boca seca.
Comencé a notar ganas de orinar me aguantaba y seguía hasta el km 8 que fue cuando paré a orinar, había mucha gente animando en muchos puntos de la ciudad, ya en el km 10 volví a agarrar agua y tenía muy buenas sensaciones en las piernas, la respiración aún no era la más optima, así que aún tenía que contener el ritmo.
Volver al Indice

Kilómetro 15

Al poco de pasar los 15 kilómetros vi una indicación de 26 kms pero era los que cruzaban el recorrido, entendí rápidamente que no era posible haber llegado tan lejos tan pronto, ya mis piernas, respiración y frecuencia cardiaca estaban a pleno rendimiento óptimo, al ritmo siempre quise permanecer muy cerca de los voluntarios que llevaban el globo de las 4 horas, yo iba por delante por muy poco, esperaba ir peor pero las sensaciones eran muy buenas y apenas notaba sufrimiento, por dentro iba en calma y disfrutando de toda la animación a mi alrededor.

Volvieron las ganas de parar a orinar y pude aguantar hasta el km 19, las sensaciones con el deseo de orinar no eran buenas, paré lo justo y luego seguir corriendo y después de descargar la vejiga volvieron las buenas sensaciones, en cada avituallamiento siempre agarraba una botella de agua y a veces también un vaso de bebida energética de color azul, las botellas de aguas eran pequeñas y las tomaba poco a poco, a veces me guardaba un poco metiendo la botella en uno de los bolsillos del maillot, al poco llegué al km 21 (media maratón), ahí ya se habían ido las mejores sensaciones, pero aún me sentía bastante bien, siempre regulando el ritmo y la respiración, desde ese punto comencé a adelantar a bastantes participantes, en mi cabeza y en ese momento estaba el querer llegar a los 30 kms como ya había logrado en uno de los entrenamientos.

La temperatura era muy agradable, mejor mientras más avanzaba el día, el viento era inapreciable y no recuerdo ninguna rampa, si acaso en algunas rectas muy largas dirigiendo la mirada al fondo podías ver desnivel positivo o negativo pero inapreciable en el esfuerzo de la carrera.

Era muy emotivo recibir los ánimos del público, estaban repartidos por todos los 42 kms, gritaron mi nombre escrito en mi dorsal muchas veces, lo que más me animaba era el ritmo de los tambores, conté al menos 8 grupos de personas con tambores, el tronar en medio de las calles de Valencia me ponía los pelos de punta de la emoción, le daba un punto épico a la aventura difícil de igualar.
Volver al Indice

Fin de las mejores sensaciones de la carrera

Al llegar a los 30 kilómetros aún tenía tras de mi el globo de las 4 horas, hasta este punto de la carrera no había prestado demasiada importancia al ritmo ni a lo que me iba indicando el Garmin, iba más bien por sensaciones y disfrutando mucho de la carrera, pero ya con esta distancia la inevitable fatiga y algunas molestias en los cuádriceps fue el comienzo del sufrimiento, volví a sentir ganas de orinar, así que iba buscando un lugar donde parar, fue en el kilómetro 31 cuando al fin descargué la vejiga y calmar así un poco el sufrimiento, seguía tomando agua en cada oportunidad que se ofrecía y prestaba cada vez más atención a una correcta respiración, el calor ya acompañaba todo el tiempo pero para mí era bastante agradable.

Al llegar al kilómetro 35, el sufrimiento seguía aumentando paulatinamente, pero era lógico y no por ello bajaba el ritmo, en ningún momento sentí el “muro”, estoy seguro que mis entrenamientos en ayunas de hasta 30 kilómetros han mitigado ese obstáculo, mi motivación iba en aumento porque era consciente de que … ¿¿¡¡por qué no!!?? ¡¡¡Podía llegar a meta en menos de 4 horas!!! Tan solo tenía que ser capaz de mantener el ritmo, sufría todo mi cuerpo, dolores, pero no sentía dolores de lesiones ni nada de eso, era el simple hecho del sufrimiento del esfuerzo continuado, así que pensé que lo tenía al alcance de mi mano, pero…
Volver al Indice

Comienza el sufrimiento

Llegué al kilómetro 36,5 y la sensación del paso de los kilómetros era cada vez más lenta, para colmo, apareció lo más temido por mí y para lo que menos estaba preparado = calambres, primeras sensaciones de este temido problema, en bicicleta me hacen disminuir el ritmo, sin embargo corriendo pude mantenerlo, eso si, la sensasión de que en cualquier momento me daba un tirón fuerte y de que tenía que cuidar mucho de no hacer el más mínimo cambio de ritmo, poco a poco sentía que los calambres iban en aumento, era importante no descuidar la hidratación, iba muy atento a la aparición de un avituallamiento, pedí agua a un espectador el cual me dio medio botellín, llegó un punto en el que corria haciendo fuerza con la punta del pie hacia arriba para que los gemelos no se me hicieran bola. Y ocurrió en el km 39 una pequeña desgracia, mi pierna izquierda quedó completamente bloqueada, así que tuve que parar irremediablemente, el isquiotibial estaba agarrotado, me bastó entre medio minuto o 45 segundos parado a la vez que estiraba la zona afectada para desbloquear la pierna, me puse en marcha en seguida que vi como me pasaba el globo de las 4 horas con un grupo de corredores numeroso.
Volver al Indice

Minutos clave

A partir de entonces llegaron los momentos más intensos de esta carrera, mi motivación permanecía muy alta, quería lograr hacerlo en menos de 4 horas, aún estaba a tiempo de reaccionar y lograrlo, temía que los calambres me lo impidieran y con rabia apreté los dientes y llegué a meterme en el grupo que seguía el globo, en este punto ya no me importaba lesionarme, estaba tan cerca… , el Sol de cara, mis piernas adoloridas y muy acalambradas a cada paso, no podía ni quería mirar el Garmin en el brazalete porque cualquier movimiento extraño podía bloquearme una pierna, pensé que seguir al globo tampoco era asegurarme la entrada en meta en menos de 4 horas, así que mi intención era adelantarlo, fue muy difícil porque el paso era cada vez más cerrado por el publico abundante, sufrí algún empujón por la proximidad a la que se corría en el grupo, los participantes a mi alrededor estaba muy tocada de la fatiga y seguramente todos ellos querían seguir corriendo para entrar en meta con el globo, no obstante muchos quedaron en el camino por no poder aguantar el ritmo, logré adelantar el globo o se apartó en el momento en el que bajas por la calle que entra a la ciudad de las Artes y las Ciencias, quedaba menos de un kilómetro.
Volver al Indice

Camino a la gloriosa meta

Iba al límite a pesar de que el ritmo en toda la carrera seguía siendo el mismo, el problema era mantenerlo, hubo un giro a la derecha, después otro giro a la izquierda a la vez que el piso se volvió azul, ¡¡¡bendito azul!!! miré al frente y solo quedaba una recta de unos 400 metros hasta el glorioso arco de meta, era el final, miré a los lados y al cielo, era el momento que todo deportista busca, vivir momentos con mucha intensidad y era uno de esos momentos, sensaciones que jamás olvidas y no se pueden explicar con palabras de cualquier lenguaje usado por seres mortales… podía sentir música de excelencia épica en lo más profundo de mi alma.
Volver al Indice


Minutos después de la meta

Paré tras pasar la meta, busqué un lugar donde no molestar para tumbarme un poco y recuperar sensaciones físicas, no estaba seguro de haber conseguido bajar de las 4 horas, pero yo me sentía muy satisfecho por la carrera realizada, mi Garmin indicaba 3 horas, 58 minutos y 53 segundos, pero habría que contrastarlo con el tiempo registrado por la organización, comencé a caminar para salir de allí, me dieron manta térmica, una malla de mandarinas, agua, cerveza… y la medalla sin la grabación de mi nombre y tiempo, apenas podía caminar de los dolores, tenía que hacerlo muy despacio, busqué un lugar donde sentarme para comer y beber, luego fui al lugar donde graban en la medalla tu nombre y el tiempo, con cierta dificultad por la cantidad de personas, pude después de un buen rato lograr que me grabaran la medalla con mi nombre y un tiempo de 3 horas, 58 minutos y 36 segundos. Ahora sí que estaba hecho!!!

Me fui hacia el coche caminando, allí encendí mi teléfono y me comuniqué con mis amigos, a uno de ellos le estaban dando masajes, le esperé en el coche, comí algo más consistente y también me comuniqué con mi familia en casa.

Llegó mi amigo y me llevó en su coche al lugar donde estaban las duchas, luego de ducharnos nos despedimos y yo en mi coche comencé el viaje de vuelta a casa.

Llegué a casa por la noche, disfrutando de la jornada realizada en familia.
Volver al Indice


Conclusiones

Ha sido mi primera experiencia corriendo una Maratón y la satisfacción ha sido mayúscula, la verdad es que no esperaba tanto de una carrera, llegué con muchos días de descanso y poco entrenamiento previo, las condiciones meteorológicas en día de la carrera eran excelentes, viento inexistente y temperatura muy agradable, dicen que la Maratón de Valencia es la mejor para hacer el mejor registro por lo plano de su recorrido y doy fe de ello, al lograr terminar la Maratón y hacerlo en menos de 4 horas pese a no haber entrenado lo esperado he sentido una gran satisfacción y creo que ha sido uno de mis triunfos deportivos menos merecido, a pesar de eso no reprimo la felicidad, quedé muy sorprendido y orgulloso conmigo mismo.

El siguiente video es el que la web https://www.corriendovoy.com/ ofrece cuando introduzco mis datos y donde se me ve corriendo:

Por otro lado, me satisface mucho que en Valencia se organice esta prueba con tanta excelencia, lo mejor de todo es el público tan volcado en animar y crear un ambiente de autentico reconocimiento internacional. Por mi parte sentí una acogida inmejorable, los ánimos en todos los kilómetros y las 4 horas de la carrera no faltaron nunca, los últimos kilómetros me recordaron mucho a cualquier etapa ciclista de las grandes subiendo un gran puerto de montaña, el público estrechaba el paso pero se sentía tan cerca el cariño…

Por último decir que me he quedado prendado de esta prueba y es muy posible que vuelva en los próximos años, el primer test ha sido muy pero que muy bueno, en una palabra: SORPRENDIDO!!!
Volver al Indice

CUR

Publicado en Bitácora, Crónicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *