Crónica La Sufrida 2014 Gran Fondo

INDICE

INTRODUCCION

A continuación la crónica de una de las marchas ciclistas más duras en territorio nacional español, atravesando el parque natural de la sierra de Grazalema y por un total de 15 pueblos gaditanos y malagueños. Este año 2014, he participado en ella, ha tenido un total de 196Km con 5.160 metros de desnivel positivo… esto deja muy claro que la marcha no solo es dura por la distancia, sino especialmente por el desnivel que acumula. Algunos datos reales fueron:

Participantes que completaron el recorrido: 284

Participantes que no completaron el recorrido: 83

Mi puesto al llegar a meta: 269 (10 horas y 24 minutos)

Para ver más fotos de esta marcha: https://www.facebook.com/groups/616646388359290/photos/

Volver al índice

TRASLADO HASTA EL GASTOR

El día previo a la marcha (30 de mayo) y desde Alhaurín de la Torre (lugar logístico), hago el viaje hasta El Gastor en coche con la bici en el maletero, saco de dormir, esterilla y una maleta grande con todo lo necesario. El viaje es de 110Km que con ayuda del GPS llego sin problemas a las 22:30 aproximadamente después de un tramo en autovía y otro tramo en carretera comarcal con bastantes curvas, una vez que entro en el pueblo, preguntando me indican como llegar hasta el polideportivo, allí, el primer voluntario está encargado de recibir a las personas que dormirán dentro de la pista, una vez dentro del edificio con la bici, me siento tranquilo, me como una manzana como último alimento del día y con una crema repelente en la piel duermo sin el problemas de las picaduras de los mosquitos.

Volver al índice

El DIA «D»

Son las 6:30 de la mañana y me levanto, he dormido despertando varias veces, pero con el recuerdo de haber soñado cosas, es decir un buen descanso, no me siento excesivamente nervioso, el hecho de que sea una marcha que tomo como preparación a la que realmente me interesa este año (QH) hace que estén controlados, también pienso que es una marcha tan dura que no me preocupa fracasar, el mero hecho de intentarlo es interesante y si lo consigo sería algo adicional y anecdótico a la vez que un gran triunfo personal. Desayuno dentro del coche cereales tipo muesly con leche de soja. Termino de desayunar y me preparo por completo, a mi alrededor ya habían muchos coches más que habían estado llegando con otros ciclistas que se preparaban, decían que hacía frío, pero para mi no lo hacía, será que ya estoy más aconstumbrado al clima de Castilla.

A 07:40 ya estoy entrando al cajón de salida, algo de nervios me ponen alerta, no quiero olvidar nada, veo a los primeros extranjeros y chicas. Me entregan un Gel promocional que guardo, preparo endomondo pero con problemas en el sensor de cadencia (espero que al menos no me falle las baterías adicionales, pienso). Poco a poco los ciclistas se van colocando y detrás de mi ya no alcanzo a ver los últimos, las calles son estrechas y sinuosas, típicas calles de pueblo en la sierra: pendiente arriba, pendiente abajo. Momentos antes de petardazo de salida nos hacen avanzar a todos unos 50 metros, estoy envuelto en un enorme bullicio esperando a que pasen los últimos minutos finales para que comience. BUMMM!!!! Arrancamos!!!

Volver al índice

LA MARCHA

La salida se hace con mucho cuidado por la aglomeración a través de las calles estrechas, casi todo es pendiente abajo así que sin descuidar las manos de los frenos vamos avanzando muy lentamente, los elogios son constantes, entorno a 600 ciclistas formamos el pelotón detrás del coche que neutraliza la salida los primeros 10Km, a pesar de esto ya fuera del pueblo la velocidad es notable, adelantando y otras veces siendo adelantado en una carretera pendiente abajo con numerosas curvas y con bastantes ciclistas a mi alrededor, los pocos nervios desaparecen por completo y queda la emoción por haber comenzado todo sin problemas.

Plano de La Sufrida

Plano de La Sufrida

En la primera intersección giramos a la derecha y aquí cambia la pendiente hacia arriba, continuamos unos km y llegamos a una salida a la derecha donde finaliza la neutralización de la marcha, es la entrada al primer pueblo: Algodonales, donde transcurrimos por su interior y donde recibimos bastantes aplausos de la gente, sobre todo por el paso de una plaza donde hay una curva completamente cerrada a la izquierda en la que cambiamos el sentido de la marcha momentáneamente como quien da una vuelta a la plaza a modo de exhibición. La salida de Algodonales transcurre con normalidad. Decir que hasta este punto de la marcha mi máxima preocupación era no salirme en algún punto del recorrido, porque si bien aún estaba rodeado de bastantes ciclistas, sabía que en muchos momentos transcurriría solo, no estaba muy pendiente a mis sensaciones, que eran las típicas al iniciar: el cuerpo aún frío, las piernas hinchadas por la cantidad de glucógeno almacenado y sin calor ni frío. El cielo estaba despejado, como mucho algunas nubes que no interrumpían a los rayos de sol matutinos.

Volver al índice

Subida al Pto de las Palomas

Pasamos por un puente de la presa (creo) del embalse Zahara-El Gastor, una especie de pantano o lago, quizá formado de forma artificial, bordeamos Zahara, unos km más y sigo viendo el embalse a la izquierda cada vez más lejos y comienzo a darme cuenta de que estoy en pleno ascenso al temible Pto. de las Palomas, antes de lo que yo mismo esperaba, es aquí donde decido deshacerme de un poco de agua del bidón dedicado de 900 c.c. para quitar lastre y bebo 1/4 del contenido del 2do bidón con alimento líquido, comienzo a establecer un ritmo prudencial ya que no conozco el puerto y no quiero reventar tan prematuramente, el embalse se ve desde más alto a medida que avanzo y con mucha calma voy subiendo dosificando teniendo en cuenta la gran cantidad de recorrido que aún quedaba. La pendiente va en aumento como los piñones que voy empleando, todo con plato pequeño (por supuesto), llega un momento en el que ya no me quedan piñones más grandes  y es aquí donde hay que dosificar el esfuerzo según las sensaciones (el pulsómetro lo vigilo únicamente en los entrenamientos) y poco a poco el ambiente de ascenso se va palpando con más fuerza, el paisaje era: izquierda el embalse visto desde cada vez más y más alto, derecha la montaña con los ciclistas formando una serpiente a poca velocidad en la que algunos de pie se retuercen para seguir avanzando. Habían unas cuatro o cinco curvas en herradura en la que cambia el lado en el que ves el paisaje y durante el ascenso no se podía ver la totalidad del recorrido hasta el final del mismo, razón de más por el que tuve que subir con ritmo prudente. Cuando calculé que iba a mitad de ascenso con ayuda de la distancia recorrida en el marcador, me tomé el Gel que regalaron a la salida, a 3/4 aprox. del ascenso bebí un poco más del bidón con alimento líquido.

Perfil de La Sufrida 2014

Perfil de La Sufrida 2014

Al fin paso una de las curvas en herradura que me hace ver el arco del final del puerto y ahora si puedo apretar un poco más. Allí primer punto donde pude recargar agua llenando el bidón dedicado y creo que también ofrecían coca cola (me parecía pronto para tomar excitantes). Pregunto si hay que sellar, me dicen que aún no, agarro uno de los dos plátanos que llevaba en uno de los bolsillos del maillot. Decir que el paso del Pto de las Palomas era un referente para mi para tomar la medida a lo que iba a ser el Pto del Boyar ya que ambos Ptos. son similares en altura y desnivel de sus rampas.

Volver al índice

Descenso del Pto. de las Palomas

Durante los primeros metros de bajada, con el plátano en mano lo voy pelando con ayuda de los dientes y lo voy comiendo, no hay problema de tirar su piel fuera de la calzada ya que es basura biodegradable. Ya con las dos manos libres voy bajando a gran velocidad, aunque con mucha prudencia en curvas sin visibilidad, lo normal cuando no conoces las carreteras. En ningún momento de la marcha sentí frío. Paso un punto de avituallamiento pasando por las afueras de Grazalema que no esperaba ni recordaba, no necesito aún (pensé) y no hice ni amago de frenar. Pasamos por el interior de una parte de Grazalema (primera vez en el recorrido) y el descenso que terminó pronto pude adelantar a varios y otros me adelantaron a mi.

Volver al índice

Tránsito hasta Ubrique

A partir de aquí consigo enlazar con un pequeño grupo de unos 5 componentes que va a un ritmo en el que voy cómodo, entre ellos una chica. Al poco se va uniendo alguno que otro. Un falso llano con el Sol a la izquierda y después lo que se podría decir el único tramo en llano (de unos 2 Km como mucho) de todo el recorrido de esta larga marcha. Otro falso llano y después un descenso que completa todo lo ascendido en el Pto de las Palomas con un solo pequeño tramo de ascenso intermedio. Este descenso es peligroso porque es rápido y con curvas algunas de ellas cerradas y de poca visibilidad, a la sombra de la montaña fui descendiendo, en una de estas curvas vi a dos accidentados con un autobús que subía y estaba parado cuando yo pasé, probablemente chocaron de frente, algunos arriesgaban demasiado, hasta aquí se ha pasado por Villaluenga del Rosario y Benaocaz. A continuación se llega a una gasolinera en una intersección donde hay un punto donde repostar agua en el que no paro, giro en el cruce a la derecha, estoy pasando por Ubrique.

Volver al índice

Subida al Pto. del Boyar

Pasado el cruce hay pendiente ascendente ligera y corta, por aquí el Sol ya calienta de forma agradable, luego seguimos bajando hasta llegar al Bosque, allí hay un punto de avituallamiento sólido en el que aprovecho para comer bien, naranja, plátanos y barritas de cereales, me cargo los bolsillos de todo un poco y ahí mismo hay un arco y control de tiempo (creo que para la crono de la subida al Pto del Boyar), empleo el tiempo mínimo para todo y continúo en solitario. Hay un primer repecho pronunciado y corto y luego una parte de falso llano que dura poco, paro para orinar y a partir de entonces comencé la ascensión. Mi ritmo hasta ese momento era de unos 23 o 24 Km de velocidad media, eso me elevó bastante el ánimo y eliminó por completo las preocupaciones, por otro lado pude notar la excelencia de la organización en cuanto a señalización del recorrido (era imposible perderse) así que no me preocupaba en absoluto quedarme solo en cualquier momento de la marcha. En pleno ascenso al Pto. del Boyar, ya con un Sol de justicia (cosa que me favorece) y con la sensación en las piernas de ir a pleno rendimiento fueron unos de los momentos de la marcha que mejor pude disfrutar. La subida es lenta y continua, adelanté a varias personas, alguna de ellas con problemas de calambres (los primeros que vi con estos sintomas) y es que el calor aumenta la deshidratación. Ya en lo más alto adelanté a un grupo más y al coronar El Boyar había un puesto de control de tiempo y avituallamiento líquido donde reposté hasta llenar el bidón de agua que había agotado y llené a la mitad el bidón de alimento líquido con el cual usé uno de las dos botes de preparado en polvo que llevaba guardado, aproveché para comer sólido en este punto con lo que tenía guardado, a continuación me dejé caer en el descenso.

Volver al índice

Descenso del Pto. del Boyar

Comenzando el descenso iba con cuidado y bebía agua para digerir mejor las porciones de plátanos que había comido, al poco de varias curvas a gran velocidad veo muy bien un punto en el que a gritos me avisan que hay control de paso junto a Grazalema, paro, me marcan el paso en el dorsal del manillar y ahí mismo había un buen puesto de avituallamiento sólido, sin dudarlo necesitaba comer y lo hago, medio sándwich con jamón cocido y queso, varias porciones de naranja, barritas energéticas que al estar envueltas me guardo tres, más plátano del que guardo alguno, agradezco y continúo el descenso. Al poco vuelvo a pasar por una parte del recorrido ya transcurrida y giro a la izquierda con una subida de poca distancia, luego a seguir el descenso a gran velocidad en el que ya comienzo a sentir algo de fatiga y aumento la atención y cuidado, por ello soy adelantado por el grupo de ingleses que arriesgan más. En estos momentos de la marcha me sentía muy confiado en cuanto al control de paso a los 114Km de recorrido en el que a partir de las 14:00 los ciclistas que pasen serían apartados hacia la meta.

Volver al índice

Montecorto y su inolvidable «muro»

Si hay una parte especialmente dura de todo el recorrido de «La Sufrida», es sin duda alguna el «Muro» de Montecorto, con mi confianza y desconocimiento de lo que me estaba esperando, Dios y su creación no escatimó en elementos para hacer humildes a sus criaturas, tras unas intersecciones bien señalizadas y el paso por Montecorto con una afición elogiando «bravo!!! valientes!!!» y yo sin tener ni idea de lo que era «EL MURO», giro a la derecha y me encuentro con una pendiente un poco más empinada de todo lo que me había encontrado hasta entonces ese día «durará poco» (pensé) y acompañado de dos ciclistas con los que hablé para tranquilizar la amenaza del corte del control de las 14:00 en el km 114, «vamos sobrados» dije, pobre de mi, aquella pendiente no era tan corta como creía y con cierta penalidad, atrancado en el plato pequeño y piñón más grande iba quemando fibra muscular blanca, hasta llegar al fin a lo más alto, «ya está hecho» (pensé) y una bajada en la que me dejo ir espero recuperar las buenas sensaciones musculares, lamentablemente no dio tiempo a eso y me vi sumergido en otra subida que, si dura fue la primera, esta ya no tenía calificativo, es el momento en el que el esfuerzo es tal que el cerebro desactiva todos sus pensamientos para no mirar atrás, un mecanismo de defensa se activa en la cabeza en el que mueres o vences, atrancado literalmente, el indicador de velocidad no superaba en ningún momento los 7Km/h, hasta 5 km/h pude ver que tuve que avanzar en alguna rampa, un amago de ponerme de pie para dar pedales con más fuerza me hizo recular, era espeluznante la agonía, no podía descuidar la atención al equilibrio por la poca velocidad, el Sol parece incidir con más fuerza en esos momentos, casi no se puede levantar la mirada, el sudor comienza a entrar en mis ojos provocando un escozor que me obliga a cerrar la vista aún más, el silencio alrededor, el corazón a máximo esfuerzo, el jadeo de la respiración, ni un solo ruido del cambio de mi bici ni de las bicis de los que a duras penas seguían delante o detrás mío, todos íbamos en el máximo desarrollo mecánico para subir, no pude evitar maldecir aquello, pero al poco me arrepentí de lo dicho, pues eso es lo que engrandece a la marcha, es el si-no del ciclismo, no hay deporte que le iguale, que equivocado estaba tiempo atrás!!! Más tarde llegaron a mis oídos que el Muro de Montecorto tiene rampas de hasta 16 y 17% de desnivel. Montecorto es un nombre engañoso, si acaso puede ser cierto que es corto, sus rampas tan elevadas hacen que no lo parezcan. De repente la elevación da una tregua, momento en el que aprovecho para beber agua y alimento líquido, al poco sin apenas recuperación otra vez lo mismo, ya comenzaba a dudar de nuevo como a primera hora de la mañana, si esta marcha se me podría atragantar, miraba los km que mi indicador marcaba y hacía mis cuentas con la hora que me decía el reloj, ufff, no sé no sé (pensaba), cada metro de avance en aquellas ocndiciones era un logro descomunal. Al poco, un ciclista me dice que llegaríamos pero que lo tendríamos difícil para llegar al siguiente control de corte de las 15:30horas, la verdad es que no quise ni oírle, solo pensaba en superar el primer corte y ya veríamos el siguiente, paso a paso para alcanzar lo más grande: cumplir con todo el recorrido hasta el Gastor sin quedar fuera del tiempo. Mi indicador ya marcaba los 114Km pero en ese momento tan solo había llegado a lo más alto del Muro de Montecorto, había pasado la prueba de fuego de esta marcha, he crecido mentalmente como ciclista (pensé), y un gran atleta comienza en la mente y se refleja más tarde en lo físico, nada se consigue si nunca lo intentas y nada te impide que dejes de luchar.

Volver al índice

Paso por el control de las 14:00 y transito hasta el siguiente control de corte de las 15:30

Desde lo más alto me dejo caer, aprovecho para comer una barrita y beber en la bajada, «si esto es lo más alto solo me queda bajar hasta el control» (pensé recordando el perfil), efectivamente, a las 13:50 horas pasé por el control de las 14:00 hora límite cuando tiempo atrás bajando de el Boyar creí que lo haría 50 minutos antes, mi indicador de distancia decía 116Km y no 114km. Pero al menos había conseguido pasar el primer corte. Creo que aquí fue donde mi tlf se apagó por tener la batería totalmente agotada y con el se detuvo el registro de la ruta por Endomondo, había preparado un cargador portátil que no había funcionado. Así que Endomondo no pudo registrar la ruta completa. Me marcan el dorsal de la bici y ahora si, bebí de los refrescos de cola que ofrecían, eso me dio nuevas fuerzas, y hasta pareció que activó mi aparato digestivo. El tiempo justo para recargar el bidón de agua y continúo por la derecha en la intersección según me indican para continuar con el recorrido largo. Pensé «a por el siguiente control, el de las 15:30». Comienzo otro ascenso, llevadero al menos con buena cadencia, no muy larga, estaba completamente solo en medio de esa carretera comarcal, luego con su descenso rápido hasta llegar a Setenil de las Bodegas, enlazo con algunos Sufridores un poco antes de llegar al lugar donde hay punto de avituallamiento dentro del pueblo con unas personas muy amables y simpáticas, recargo agua y como sólido (ya no recuerdo que comí aquí), a estas horas había que beber bastante por el calor que apretaba con mucha fuerza ya, continúo y al salir del pueblo me encuentro con una recta la cual me parecía de poca elevación hacia arriba, no puedo decir cuanto pero no era capaz de ir a más de 10 u 11 Km/h y se me hizo engañosa y larga. Pasé por Los Prados y continúo hacia Arriate ya en descenso, en el interior de Arriate había una curva en descenso pronunciado bastante peligrosa, pero con un municipal indicando el peligro, hubo gente animando (hacía bastante tiempo que no ocurría). Salida de Arriate y de nuevo ascenso, pero suave, el cielo comienza a tener nubes altas que hacen que el Sol no pegue con tanta fuerza, genial!! (pensé) veo a dos ciclistas parados y vestidos igual, uno de ellos con problemas musculares, más calambres seguramente. Pasando por las inmediaciones de Ronda, me hacen parar para tomar control y me marcan dorsal, aprovecho y tomo refresco de cola una vez más y me dicen que el corte de las 15:30 está a un km (no lo vi) y que me diera prisa, eran las 15:20, llegué en bajada en la que me dejaba llevar a un giro a la izquierda, ese debía de ser el corte que no estaba tan cerca como decían, eran las 15:25 horas y mi indicador decía 150Km y no 144km. Había pasado los dos cortes!!! Comencé a soñar como y cuando sería el paso por meta en El Gastor, tenía tiempo más que suficiente. En este punto de la marcha ya nada te puede detener y estaba seguro de que lo iba a lograr.

Volver al índice

Los km finales

Con la seguridad de haber pasado el corte, mentalmente hice cuentas del tiempo que disponía para hacer los km restantes, la meta tenía hora de cierre a las 19:00 según la organización, o quizá 19:05 por el retraso de 5 minutos en la salida y me quedaban aproximadamente 50Km (como máximo), así que siendo casi las 15:30 de la tarde tenía 3,5 horas para completar el recorrido completo, «me sobra» (pensé) y así fue, así que me lo tomé con mucha calma extremando la precaución en los descensos (sería muy triste tener una caída tras haber superado lo realmente difícil). Seguía bajando dejándome llevar, hasta llegar a un repecho coto, tras subir de nuevo me dejo llevar en la bajada, luego una bajada poco pronunciada. Paré para hacer un descanso, estaba celebrando lo logrado hasta entonces y con calma descargué la vejiga de orina por segunda y última vez durante la marcha, me metí una barrita en la boca y una porción de plátano, estiré cuadriceps unos minutos y monté de nuevo a la bici, en bajada estiré gemelos de ambas piernas (es fácil de hacer sin necesidad de sacar el pié del pedal) y antes de enfrentar una nueva subida, tomé agua para acompañar la barrita que ya había masticado y tragado. Estos momentos fueron muy agradables para mi, estaba seguro que lograría completar la aventura. La subida que enfrentaba transcurriría por Benaoján y más tarde también por Montejaque, seguí viendo ciclistas que unas veces les pasaba porque estaban parados y otras veces me adelantaban a mi, así varias veces, en Benaoján me acompañó Jose Manuel un chico Master 30 al que conocí, me contó de su próxima aventura: la QH, como también la mía y que más atrás estuvo a punto de abandonar por calambres. Después de Montejaque aún seguía el ascenso por unos paisajes muy hermosos, era el Pto de Tavizna que coronamos juntos. Llegamos juntos hasta la Venta La Vega, lugar de control y último avituallamiento sólido, también líquido, ahí comí naranjas, plátanos, barritas de cereales y me guardé comida en los bolsillos, bebí refresco de cola y rellené ambos bidones y mezcle el preparado de alimento líquido en polvo en el bidón dedicado, Jose Manuel también se alimentó y bebió, nos habíamos juntado allí un grupo de ciclistas, uno de ellos estaba sentado en una silla con la mirada perdida y con aspecto de estar muy agotado ya. Nos quedaban 30 o 35 km para meta. Arranco de nuevo y Jose Manuel conmigo, hay una intersección en la que giramos a la derecha, bajada de 5Km por carretera bastante transitable y transitada, nos ponemos en fila india. Luego hay un giro a la izquierda y comienza uno de los últimos ascensos (Pto. de Sauco), al poco Jose Manuel de nuevo me grita que le vuelven los calambres y me dice: «sigue tu» a lo que yo le respondí: «nos volveremos a ver». El transcurso del ascenso al Pto Sauco fue sin problemas, a mi ritmo con buena cadencia subí pasando unas veces y otras me pasaban a mi unos ciclistas a los que ya antes nos habíamos visto. Este Pto. tiene dos partes diferenciadas, la primera es la de mayor elevación, la segunda con menos desnivel. Tras coronar Pto. Sauco, un descanso en la bajada a diferentes desniveles alternados pasando por parte del recorrido que se hizo anteriormente. Llego a un último control y punto de avituallamiento líquido donde acepto también un baso de refresco de cola, enseguida reanudo la marcha girando a la izquierda en la intersección. Mi indicador marcaba 190Km. Un cruce a los 195 km en mi marcador el cual hay que seguir recto. Hay un ligero y corto ascenso final antes de poder ver el pueblo de llegada: El Gastor. En estos momentos ya no puedo contener la emoción y no solo es sudor el fluido que trascurre por mi rostro, entrando al pueblo hay gente aplaudiendo, yo saludo y doy gracias con cuidado por el peralte de los pasos de cebra peatonales.

Volver al índice

Llegada a meta

Veo un arco hinchable, al pasar me toman el tiempo (10 horas y 24 minutos) y dorsal creí que había que parar ahí y paré pero en seguida me dicen: «sigue sigue!!!», había un repecho en el adoquinado y me ayudaron en el arranque, al subir llego a una plaza donde está la meta, mucha gente aplaudiendo y un Señor que se me acerca con un micrófono a hacer una pequeña entrevista: «¿que tal la montaña?¿que te ha parecido?…» este lugar era de celebración, pero nadie me esperaba más que Dios mismo y la gente que sin conocerme de nada en absoluto tuvo la amabilidad de aplaudirme. Una chica voluntaria que se me acerca y me marca el dorsal a la vez que me dice que en el salón municipal de usos múltiples hay masajistas, la comida, la bebida y lo que necesite, le agradezco y me dirijo al mugar indicado. Mi indicador decía 202Km. La única foto que tengo es esta, llegando a meta:

Única foto mía en la llegada a meta

Única foto mía en la llegada a meta

Volver al índice

ENTREGA DE PREMIOS, DUCHA, COMIDA…

Junto al Salon Municipal de Usos Múltiples (SMUM) veo una barra donde dan cerveza y el plato de arroz, sigo hasta el SMUM y entro, veo una decena de camillas donde hay algunos ciclistas recibiendo masajes, también alfombras para hacer estiramientos, un aseo al fondo donde me dirijo y me lavo la cara, salgo y pregunto si alguien me puede prestar un cargador de tlf para poder llamar, no hay suerte, salgo del SMUM y fuera que también hay un escenario donde entregaran los trofeos veo a gente recogiendo en un mostrador, pregunto y me dan una bolsa con una camiseta, un pasamontaña y una talega con la bandera española, tambien me entregan un dibujo recortado y con ello me entregan en otro lugar un trofeo de finalista.

Regalos y trofeo

Regalos y trofeo

Quería comer, pero antes fui hasta el polideportivo para darme una ducha merecida, y para usar el cargador del tlf dentro del coche, guardo la bici, llamo a mis familiares y regreso para pedir la comida, no quedaba arroz, pero a cambio me pusieron un plato de carne magra con tomate que estaba muy bien, repetí plato, lo comí con pan muy rico y un baso de cerveza que no quise repetir porque después volví al coche para regresar a Alhaurín de la Torre (110 Km en coche). No tenía tiempo para recibir masaje ni hacer estiramiento. Al llegar a Alhaurín de la Torre, tuve mucho que contar a mis padres, mis hijos y mi hermana que me esperaban.

Volver al índice

RESUMEN Y CONCLUSIONES FINALES

Esta marcha, a «priori» pensé que podría ser que se me iba a atragantar, por tanto, desde muy atrás no tuve nervios en hacerla, no obstante el poder realizarla iba a ser una gran hazaña por su extrema dureza. Desde un principio la he tomado como una marcha que me dejaría bien a punto para la QH 2014. Al contrario que la primera y anterior marcha en la que he participado (Ribagorza 2013) no he cometido el error de llegar con sobrentrenamiento ni nervios y a pesar de ser mucho más dura me ha parecido más suave, aquí se demuestra que el descanso y la recuperación es tan importante como el entrenamiento. A pesar de que mi bici es bastante pesada (10,8Kg) tanto desnivel no ha sido un problema, así como tampoco lo ha sido la baja gama de la misma.

Esto es lo que llegó a registrar mi Smartphone (interactivo) antes que se quedara sin batería:

Lo importante es tener ganas!!! Bien es cierto que el calor me beneficia, en ningún momento tuve ni tan solo amago de calambres. Por último y muy importante quiero destacar el buen hacer y excelencia de la organización, voluntarios y organismos estatales en esta marcha que no le ha faltado de nada en absoluto. Quizá porque la marcha nació en Ronda, tiene un poco de ambiente militar con la excelencia y eficacia inseparable de esta institución. Es famosa la legión de Ronda. A pesar de no conocer el trazado de las carreteras, considero que mi participación en esta marcha a sido un éxito rotundo del que estoy muy satisfecho.

CUR

Volver al índice

2 Comentarios

  1. Felicitarte por haberla conseguido. Preciosa narración. Te animo a continuar. La QH sera un paseo para ti.
    El año pasado lo pude hacer yo. Este a pesar de inscribirme en la larga, solo pude terminar la corta. Unos problemas de estomago junto con sobreentrensmiento no me permitieron seguir. He escarmentado, meses entrenandola para no poder terminarla, el descanso es imprescindible, lo he aprendido y no me volvera a pasar.
    Que te sucedió en Ribagorza?. Un saludo.

  2. Hola Jose Antonio, ante todo agradezco tu comentario, no son muchos los que se animan a hacerlo.
    Te anuncio que tengo que corregir errores gramaticales en la narración, no dispongo de mucho tiempo y en condiciones no muy óptimas la escribí, si hubiera dejado pasar más tiempo se me hubieran olvidado detalles.
    En Ribagorza el año 2013 estoy seguro de que me pasé de rosca en los entrenamientos y esto como bien has aprendido es un error, quise seguir un plan con mucha disciplina y no hice el más mínimo caso a las sensaciones y señales del cuerpo, el resultado fue que no pude asimilar el entrenamiento, también cometía errores de alimentación durante la preparación, especialmente en el consumo de grasas adecuadas. Otro factor es que llevaba poco tiempo entrenando, yo había retomado el ciclismo apenas un año atrás después de más de 15 años inactivo, Ribagorza 2013 fue mi primera marcha en mi vida, quizá lo más lógico hubiera sido elegir una marcha más corta. Y por supuesto, estaba más y más nervioso a medida que se acercaba la marcha. En esta web tengo la crónica de esa marcha y aunque no doy estos detalles, si que explico que iba como si estuviera enfermo (http://pedaleando.esy.es/index/cronica-puertos-ribagorza-2013/). A pesar de todo, conseguí completarla en un tiempo del que no se puede estar orgulloso. Pero la completé, no me rendí.
    Puedes ver el registro de la acividad en: http://www.endomondo.com/workouts/user/7204321 busca el 25 de mayo de 2013 (fecha de la marcha en Graus).
    Por último, quiero decirte que el hecho de que hayas intentado «La Sufrida» gran fondo tiene su mérito, hay que reconocer que es una marcha dura de verdad, no la conocía en absoluto, pero por lo que se comenta en el foro de ciclismoafondo.es, este año ha sido la edición de mayor exigencia física, vamos la más dura de todas las ediciones.
    Deberías averiguar que falló en tu estómago, que hiciste mal, para que no te vuelva a suceder.
    Y mucho ánimo para lograrlo el año que viene, se puede y tu podrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *